Untitled
raw download clone
TEXT
views 13
,
size 3458 b
¡Hola!

  Querría hacerte un par de preguntas, y como son un poco largas (lo suficiente como para que no quepan en una única pregunta)
  he decidido dejártelo escrito por aquí. Espero que no te importe.

  La primera pregunta es sobre la masturbación; en un principio es algo a lo que acabo recurriendo una (o incluso varias) veces al día.
  Muchas veces sirve como herramienta catártica para liberar estrés y tensión, o sin ir más lejos, como herramienta de autorregulación
  emocional. Otras, la gran mayoría de veces, no siento excitación o placer alguno, tampoco con el acto sexual en pareja.
  Sin embargo es como si mi cuerpo me pidiese que eyaculase. Llegados a este punto de la narrativa, dejar constancia de que el orgasmo
  es algo practicamente inalcanzable/inexistente desde hace años. Principalmente por la incidencia del estrés/ansiedad en mi vida personal.
  Es un no parar hasta el punto de afectar a la calidad de mi vida sexual. Es decir, esa pequeña 'adicción' de practicar la masturbación de 
  manera rutinaria una o dos veces al día, es únicamente con el objetivo de la liberación de endorfinas y de serotonina. Es el equivalente 
  a tomarse un café al despertar para poder comenzar a ser persona el resto del día.

  Es algo que de manera consciente no percibo, pero estoy seguro de que ahí es donde radica la cuestión.

  La pregunta es, llevo yendo a terapia años para controlar mi estrés y ansiedad. Tengo un sin fin de herramientas de gestión emocional, 
  mucha introspección y autoconocimiento, y aún así el problema de los orgasmos es algo que persiste. Adoro el sexo y soy muy abierto en
  cuanto a exploración, fetiches, practicas (siempre un poco buscando equilibrar este carencia de orgasmos, buscando que funciona y qué no).
  Aún así, no hay manera. Una cosa lleva a la otra por no poder disfrutar del clímax y, evidentemente, se presenta una frustración gigantesca.
   
  Así que... ¿Existe algo que pueda hacer para ponerle remedio?

 
  Por otra parte, la segunda pregunta.

  Sexo con personas que no soportamos ver/odiamos.
  Es algo que nunca se me pasó por la cabeza hasta que fui consciente de cierta tensión sexual que había entre una persona que me había 
  hecho la vida imposible en ciertos aspectos y yo. De manera consciente había una aversión increíble a estar cerca de esa persona y, 
  sin embargo, comenzaron los sueños eróticos cuando dormía, empecé a tener fantasías de manera consciente, y para cuando quise darme 
  cuenta, no podía quitarme de la cabeza el querer acostarme con esa persona, por contradictorio que fuese.

  Hace algún tiempo leí un artículo, no recuerdo dónde, en que decía que esta clase de sexo motivado por cierto 'odio' puede llegar a ser 
  muy tórrido y satisfactorio debido a la tensión sexual, el morbo, y la pasión. Eso sí, se trataba de una persona con quien tuve una 
  relación bastante buena de manera previa, incluido el ámbito sexual. No fue algo repentino. A día de hoy no existe esa aversión,
  pero la tensión sexual (por ambas partes) sigue ferviente, al igual que nuestro mundo emocional. Es una situación un poco particular.
  El caso es, ¿Qué hay de cierto en la afirmación sobre esta clase de práctica sexual? ¿A qué se debe dicho fenómeno?

  Un abrazo y muchas gracias por tus respuestas.
  Saludos de un futuro Psicólogo Clínico <3
close fullscreen
Login or Register to edit or fork this paste. It's free.